Advertencia:

Este blog se escribe desde varios países al recibir las entradas por correo electronico de su(s) autor(es) Las opiniones aqui escritas son propias de los autores, no del editor de este blog que solo se limita a transcribir mensajes por la vía que lleguen desde Cuba. Si vives en Cuba y por alguna razón debes estar en el anónimato y quieres publicar tus ideas contacta con este espacio que a partir de ahora estará disponible para aquellas personas que por cuestiones de seguridad o miedo a la represión quieran hacer públicas sus ideas. Los editores de este blog no tienen ni desean tener ningún dato de los escritores, siempre que se cumpla con las minimas reglas de decencia, respeto, lenguaje y sentido común, sus articulos serán publicados con solo enviarlos a cualquiera de las personas que publicamos lo que nos llega desde Cuba. Enviar entradas a: ojosdecuba@yahoo.com

This blog is written from several countries to receive tickets by email of his (s) author (s) The opinions written here are those of the authors, not the editor of this blog is limited only to transcribe messages from the road arriving from Cuba. If you live in Cuba and for some reason you must be anonymous and want to publish your ideas contact with this space will now be available to those who for reasons of safety or fear of repression want to publish their ideas. The editors of this blog have no wish to have any data from the writers, subject to compliance with the minimal rules of decency, respect, language and common sense, your articles will be published just send them to any of the people who publish what comes from Cuba. Send entries to: ojosdecuba@yahoo.com

miércoles, 24 de febrero de 2010

Todos somos culpables de esta muerte

Yo soy culpable de esta muerte, por no salir a la calle armado a gritar rebelión. Tu eres culpable de esta muerte, por observar y mandar a callar a tus hijos. El es culpable de esta muerte, por ordenar con manos férreas que torturen hasta la muerte a las personas que piensen distinto. Nosotros somo culpables por soportar y entregar nuestras vidas a los tiburones en vez de entregarlas al combate. Ustedes son culpables por haberse ido a un sitio cómodo y ver como sus madres languidecen mal alimentadas a pesar de todo el dinero que puedan mandar. Todos y cada uno de los cubanos somos culpables de la muerte de Orlando Zapata Tamayo. Todos y cada uno de los dirigentes del mundo son culpables de permitir atropellos a todas luces vistos y negociar con el dictador. Cada empresa, hotel, corporación que expolia a los ciudadanos cubanos es una verguenza, un sí a la esclavitud. Un día arrancarán las columnas de tanta vergüenza y corrupción, con sangre, con palabras o con lo que sea nesesario.

No hay comentarios: